Ciudad de México, (LMSHOW.COM).- La denuncia contra Roberto Tapia por un supuesto abuso sexual contra una menor, nos ha llevado a recordar algunos casos similares en donde los acusados también son figuras públicas y objetivos perfectos para intentar obtener beneficios materiales a cambio del perdón.

El abogado Alberto Woolrich, quien ha llevado una larga lista de este tipo de casos, revela a LMSHow algunas de las pretensiones de los acusadores de sus clientes. En el 2011 defendió a Kalimba de los señalamientos de Daiana Guzmán y su ex pareja Kimberly de la Campa, quien acusaba al cantante de abusar de su pequeña. “Ahí buscaba un millón de pesos. Primero quería la fama y luego iba por el dinero. La señorita que lo denunció terminó como vedette de quinta categoría”.

Años después Woolrich se enfrentó a otro caso; esta vez fue un piloto el supuesto victimario y las pretensiones eran aún más altas. “Que se le hiciera una fiesta de XV años a su hermana en el salón de fiestas más relevante de una exclusiva zona, que a la ofendida se le pagara cursos en la universidad hasta que se recibiera, que al padre de la ofendida se le sacara de trabajar, que al mismo señor se le comprara un terreno en Huixquilucan para ponerle una casa y como recompensa por haber perdido la virginidad con el acusado se le diera un millón de pesos”. Al final se comprobó que la muchacha no era virgen y que andaba con ese tipo de denuncias con muchos empresarios.

El abogado recordó que en los casos similares al de Tapia que él ha defendido, el cien por ciento de estos, han resultados acusaciones falsas, con el objetivo de sacar un beneficio económico.

 

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios

Al aire ahora